Antes (día 31) Preparando mi soundtrack Rocky… falta 1 mes.

Posted on 11 julio, 2011

0


Sábado 9 de julio… faltan 31.

Día de terapia zen en la central y en las multitudinarias compras de los sábados en los centros comerciales… ahí la llevo, ya no me desespero tanto.

Preparo mi propio soundtrack para mañana… Rocky es ¡la neta!, definitivamente para mi, una saga inspiradora, que no me canso de ver y sobre todo de aprender es la de Rocky Balboa, va más allá de la historia deportiva, en verdad es toda una historia de vida y una gran historia de amor, lealtad, convicción, tenacidad, voluntad, fe, etc., etc., etc.

“No importa cuántos golpes te de la vida… si no cuántos eres capaz de aguantar.”

A poco ¿no?, al ver las escenas de entrenamiento no dan ganas de ponerse los tenis y ponerse  a hacer ejercicio… lo pondré a prueba mañana.

Y bueno… estoy a un mes de mi cumpleaños, a seguir cerrando ciclos… no es nada fácil ¡eh!

Ah, y se me olvidaba algo importante… resulta que hoy reapareció en mi vida una persona que conocí hace 20 años, y que dejé de ver apróximadamente 10 años… lo acepto, no la reconocí… de verdad estaba muy cambiada.

La lección que me dejó, es que de verdad te traiciona la memoria en el sentido de que aveces maximizamos los sucesos pasados o las cualidades de las personas (irónicamente yo pensé que esta persona en algún momento de la vida era mi rival en “amores”, ja, ja, hasta el punto de pensar que igual y al ya no encontrarme en ese camino, había aprovechado y finalmente se había quedado con el personaje en disputa), y por el contrario no valoramos nuestros cambios, y nuestra propia evolución… me explico, casualmente el día de ayer veía en el Facebook, el perfil de una excompañera de primaria… la cual luce bastante bien y por lo que se ve, ha tenido éxito, ha viajado, etc… obviamente son innevitables las comparaciones con uno mismo (y bueno no es nada raro, tirarse al drama)… sin embargo al reencontrarme con la persona que les mencioné al principio, me sucedió justamente lo contrario… me dí cuenta, que tampoco me ha ido nada mal, en lo físico estoy haciendo algo importante “correr” y poco a poco lo empiezo a ver reflejado en mi condición y en la ropa (además de que los daños todavía no han sido tan severos)… así que fue una manera de poner las cosas en su justa medida… definitivamente a veces (o casi siempre) “uno sufre mucho más por lo poco que nos hace falta en lugar de gozar lo mucho que tenemos”.

Qué risa con los tiempos aquellos en los que me sentía siempre menos, la más fea, la menos simpática, etc., ¿será que todavía no logro cerrar el ciclo?… pues ya va siendo tiempo ¿no?… obviamente no me voy a ir al otro extremo, pero de ves en cuando no está nada mal quererse uno más.

Anuncios