Antes (día 28) Gratas sorpresas aparecidas.

Posted on 13 julio, 2011

0


Martes 12 de julio… faltan 28.

Bueno, pues iniciando entrenamiento en martes… un día más a la semana, aunque en teoría tendría que haber resultado “fresa” (osea fácil), la verdad es que me sigue costando trabajo… mi soundtrack Rocky, todavía no entra en acción del todo… pero ahí la llevo, (llegué con frío y con dolor de estómago, creo que estoy en un bajón en esto de la entrenada… sin embargo no puedo rendirme).

Hoy aparecieron un par de sorpresas en SATO, nuevamente recibí la visita de mi amiga de la semana pasada (la de la “conexión”) acompañada de su pequeño y su mamá (tengo que aceptar que al ver a su mamá se me hizo un nudo en el estómago, ya que ella representa una de las dos asignaturas pendientes y con más peso en este momento de mi vida), me dio muchísima pena verla, pero al mismo tiempo muchísimo gusto saludarla… es extraño, pero a pesar de que la convivencia con ella, se resume a ni siquiera a unas 5 veces (en todos los años que llevamos de conocernos con mi amiga, osea desde la universidad hace 18 años), puedo decirles que he tenido lecciones maravillosas y entrañables, que se han quedado en mi para siempre, me encantan sus ejemplos de vida (que me han dado, “sin querer queriendo”) y en verdad eso ha sido ¡de lo mejor!.

Sé que no tengo que preocuparme… tengo que “ocuparme” y acepto que de alguna manera la enorme piedra que vengo cargando, se le aligeraron unos cuantos gramos… no tengo que esconderme de nadie, menos de mi misma.

La otra sorpresa, una amiga que conozco desde ¡la primaria! (más de 30 años, ¡oh, por Dios!), me encanto verla y sobre todo saber que también desde su trinchera está escribiendo su historia de éxito… desde que me acuerdo, ella soñaba con irse a radicar a Mérida… y cuando se casó y tuvo a su primer hijito, el sueño se hizo más grande, sin embargo no es tan fácil decidirse o hacerlo, y así pasó un poco más y nació su hijita… y un buen día, ¡pum! que se deciden y se van, ¡wow, al fin! literalmente dieron “su salto de fe”… la verdad cuando lo supe me dio muchísimo gusto y orgullo, saber que se habían decidido a transformar su sueño realidad.

Ayer al platicar con ella, me comenta que ya son 5 años de haber dado este gran paso… que definitivamente no ha sido fácil, sin embargo no se arrepienten y están muy felices, trabajando y con sus niños creciendo, ahora sí cosechando la dicha de todo el esfuerzo de un inicio (poner un negocio y tener que cerrarlo, empezar de cero en todos los sentidos, volver a emplearse… en fin, toda una aventura).

Pareciera que la vida me está enviando señales, de que todos seguimos en el camino andando, que no estamos solos y que la aventura de la vida es justo para eso, para vivirla.

Gracias por las sorpresas aparecidas del día de hoy, las quiero mucho y son un gran ejemplo para seguir.

Anuncios