Antes (día 22) Ya no odio los lunes… de hecho, me gustan.

Posted on 19 julio, 2011

0


Lunes 18 de julio… faltan 22.

Increíble pero cierto, ahora me gustan los lunes… es algo así como un “semi-viernes” en mi abstracta semana laboral de 7 días, irónicamente ahora los días que más sufro son los sábados y domingos… pues si, esto de trabajar todos los días, de verdad ha sido la parte más difícil de nuestra nueva vida, acepto y no disimulo que me causan mucha envidia las personas que disfrutan tooooooooodo su fin de semana (aunque en realidad la mayoría ni se dé cuenta de ello, así como yo lo hice durante tantos años de mi vida), me encantaría poder tener un par de días enteros en la semana para poder disfrutarlos plenamente, no importa si se trata de estar “chacheando”, viendo películas, salir a algún lado a caminar, a alguna plaza, ir al cine, pasármela durmiendo y comiendo… en fin, tantas y tantas cosas que se pueden hacer y que cuando uno las tiene, desgraciadamente como todo en la vida no apreciamos en su verdadera magnitud hasta que las perdemos o prescindimos de ellas por algún tiempo.

En fin, aunque por el momento las mañanas de los fines de semana las tenemos para nosotros, definitivamente ¡no es lo mismo!… sin embargo a cambio de ello, éstos últimos lunes (gracias a que ya no hay dentista) me he podido levantar tarde, hacer las cosas con más calma y a mi tiempo… en fin es una probadita de un día no precisamente de descanso, pero más “relax” (más o menos como un viernes laboral “tradicional”)… por lo tanto ahora después de taaaaaantos años, ya no odio los lunes… de hecho, me están empezando a gustar.

Por cierto, esta idea de los lunes o más bien el darme cuenta cuál era mi experiencia actual con ellos, me surgió después de leer un artículo de So autora de “Blog y Lana” en la revista de “Dinero Inteligente” de éste mes (julio 2011); ahí plantea So, que pareciera estamos haciendo las cosas al revés… primero trabajamos todos nuestros años gloriosos en algo que nos dé el dinero suficiente para pagar las cuentas (aunque no nos guste tanto o incluso odiemos, obviamente aquí va por añadidura el fabuloso “odio a los lunes”) y que en la mayoría de las veces reservamos nuestros últimos años con el ideal de “ahora sí” hacer lo que nos gusta… entonces ella plantea ¿porqué no hacerlo al revés?, dedicar nuestros mejores años a hacer lo que realmente nos gusta… de tal forma que así dejaríamos de ¡odiar los lunes!

Definitivamente no suena nada mal, hacerlo no es tan fácil… y díganmelo a mi, que en esa transición estoy… (amando los lunes pero autoflagelándome los fines de semana) y no pierdo la esperanza de que sea temporal.

Este tema me recuerda una pequeña anécdota; resulta que más o menos al mismo tiempo que nosotros abrimos la cafetería, un par de semanas antes a la vuelta abrieron un local de venta de “pastes”, resulta que tiempo después ya que habíamos inaugurado, y ahora sí ya empezábamos a saber de qué se trataba la aventura de iniciar un negocio… pues fuí a comprar unos “pastes” y ya estando ahí, esperando a que me los entregaran, llegó una señora y comenzó a platicar con el encargado del negocio, y le comentó que ya estaba por jubilarse… que estaba muy contenta, porque ahora si iba a tener el tiempo para montar su negocio (¡oh por Dios!, me dije a mi misma), todo el mundo (o si no, creo que la gran mayoría) nos imaginamos que el montar un negocio es toda una experiencia (bueno, en realidad en eso uno no se equivoca), el error está en creer que todo es maravilloso, tranquilo, “miel sobre hojuelas”… y pues no, definitivamente hay que trabajarle muy, muy duro, al menos bajo mi propia experiencia, mucho más que lo que se hacía cuando era una simple asalariada.

En fin, en resumen me volví a decir a mi misma, definitivamente mis últimos años los quiero para disfrutar, para gozar, para viajar y definitivamente no para iniciar un negocio (al menos no el primero de toda mi vida).

Así que si se trata de echar toda la carne al asador, prefiero haberlo hecho ahora que tengo más fuerzas, para atinarle, para equivocarme, para aprender, para odiar y/o amar los lunes… y después aprovechar todas esta experiencia y disfrutar de otra forma el cierre de la gran carrera llamada “vida”.

Anuncios