Antes (día 12) Pongamos a chambear a ¡nuestro albañil!… y ¿porqué no?, a filosofar.

Posted on 29 julio, 2011

0


Jueves 28  de julio… faltan 12.

Por cierto, ayer pagamos la 2da parte de nuestra gran deuda de cinco… ¡qué emoción!

Oh, no… me duele mi muela, la que se está rotando (aguanta muela, tú puedes, tú puedes).

Un libro más: “Nietzcsche para estresados” de Allan Percy, ah! qué bonitas frases, qué bonitas analogías… una de mis preferidas:

Los sueños los diseña el arquitecto que mora dentro de nosotros, pero para hacerlos realidad hay que despertar a nuestro albañil interior.

Así que al menos yo me comprometo a hacerlo… me quitare el “glamour” que implica el ser solamente “arquitecto de sueños” para ponernos manos a la obra con el que se parte… el alma, el corazón, el cuerpo… poniendo cada uno de los ladrillos que conforman esta, nuestra vida, nuestra realidad, ¿te animas?

En este sentido quiero honrar a mi héroe favorito, a mi “maistro” consentido: ¡mi amor, tu si que te pones la camiseta, y la cuchara, y la mezcla, y lo que se te ponga enfrente!… te admiro.

También he de mencionar que me encantó el anexo: “La filosofía como terapia”, es verdad, a veces la filosofía la vemos tan ajena a nosotros, pero está más cerca de lo que pensamos… con el sólo hecho de cuestionarnos los acontecimientos, nuestro proceder, nuestro ser… ya estamos haciendo filosofía.

La ventaja de la filosofía es que no tiene efectos secundarios negativos y uno puede aprender a utilizarla sin tener necesariamente experiencia previa. No es necesario haber pasado por la universidad ni ser una persona de gran cultura, tan solo se requiere abrir la mente y hacerse las preguntas adecuadas.

… Los asesores filosóficos no solo se centran en los escritos de la filosofía occidental, sino que también aprovechan los conocimientos de las filosofías orientales, del hinduismo, del budismo, del confucionismo y del taoísmo.

Así que hoy más que nunca leamos, aprendamos, y apoyémonos en: Buda, Lao Tsé, Aristóteles, Séneca, Thomas Hobbes, Pitágoras, Sócrates, Dalai Lama, Kant, Jean-Paul Sartre, Voltaire, Rousseau, Confucio, Simone de Beauvoir, Thomas Mann, Rudyard Kipling, Nietzche, etc.

Antes que tomarnos una pastilla de “Dalai”… no confundir.

Anuncios