Cosas, muelas y patas.

Posted on 10 enero, 2012

2


Esta entrada pertenecía a otro blog que tengo (el cual todavía no me decido, si seguirlo alimentando o quedarme ya solo con éste… mmmm, en eso estoy), hoy quiero compartirla con ustedes porque es como una recapitulación de lo que quiero seguir escribiendo, viviendo, aprendiendo… tal vez algunas cosas, ya les suenen conocidas de otras entradas, pero como de verdad son eventos tan significativos, me gustaría dejarlos tal cual. Buen día… y de verdad ¡visiten a su dentista!, yo dolorosamente, ya aprendí la lección.

Cosas: Todo, minimalismo, orden, vida.

Muelas: Duele, desapego, aceptación, vida.

Patas: Corre, meta, reto, vida.

Estas tres palabras sintetizan el momento más intenso de la vida SATO; han sido una gran aventura llena de un sinfín de conocimientos.

De repente, pasamos de buscar información sobre finanzas personales  a conocer el mundo de la productividad, llegando al minimalismo como una forma de vida, para descubrir el maravilloso mundo de la meditación, el cambio de consciencia, el budismo.

En fin, tantas y tantas “cosas” que es un buen momento para ir dejando la evidencia y sobre todo compartir lo aprendido.  La vida de SATO a cambiado radicalmente gracias a estos conocimientos… o bueno mejor dicho se ha pulido, gracias a las enormes y duras lecciones recibidas.

Y partiendo de estas cosas, como bien dicen, ten cuidado con lo que piensas, que se puede volver realidad…  y de qué manera lo he vivido en los últimos meses, un breve resumen: resulta que yo desde siempre había tenido una muela de leche que nunca se me calló y lo peor del caso, nunca apareció en radiografía alguna el molar que la sustituiría; pues bien, a finales del 2010, se comenzó a aflojar y me dije a mi misma, que el próximo año acudiría al dentista… que  podía aguantar hasta terminar lo de la nariz (esa es otra historia), en fin, a inicios de año (2011), justo en una mañana un dolor insoportable apareció, no en esa muela, sino en la del lado contrario… bueno ahí comenzó la historia, primero una endodoncia, preparación para una corona y al final la exodoncia, ¿qué significa?… ¡me las sacaron!, terminé perdiendo el molar del dolor y el molar de leche, resultado “chimuela”, con un gran impacto en el bolsillo, pero sobre todo en mi autoestima. Luego se pasaron al otro lado y resulta que también estaba muy dañado otro molar, así que ¿porqué no?, pues otra corona. De ahí siguieron los 4 terceros molares, cirugías, dolor, más dolor, más dinero y yo con menos dientes para poder comer. Ah, pero ahí no termina todo, otro molar estaba ya también muy dañado y pues va otra endodoncia con “onlay” incluído, osease una incrustación de porcelana, (que al final gracias a un chocolate terminé comiéndome, actualmente también ya está preparada para una corona más)…para finalizar en ortodoncia.

Sé que dije que iba a ser un resumen… aunque no lo parezca, sin embargo para tantas cosas y experiencias con mis dientes, de verdad es poco lo que les pude contar. Ahora me explico ¿porque el término de “muelas“, me es tan significativo en este momento de la vida?, si que ha sido toda una experiencia, porque así es la vida… está llena de percances, de momentos dolorosos, de aceptar lo que nos pasa y sobre todo aprender a vivir de forma diferente aun con pérdidas importantes que no teníamos contempladas, ¡de-sa-pe-go!.

Y por último las “patas“, que ha sido también otro gran tema en la vida de SATO… ya llevamos práticamente una década en el esfuerzo, aveces dándole más duro, otras tantas dejándolo, todo el tiempo juntos (aunque el 2010, fué el año de TO, que logró terminar su primer maratón), ahora estamos de nuevo emprendiendo el camino juntos, definitivamente las carreras son la analogía perfecta de la vida… hay quienes se animan a participar no importa en qué lugar queden, se deciden a sufrir el entrenamiento, pero como acabo de ver una frase “el dolor es pasajero, el orgullo es para siempre”… así es la vida, hay quienes se animan a vivirla, a arriesgarse y hay quienes simplemente se limitan a ver pasar a los corredores, por lo tanto la experiencia de las patas y la experiencia de SATO es llegar de nuevo juntos a la meta, ¿cuál meta? la que sea, de 5k, 10k, 21k, 42k… la mejor, la de la vida.

Anuncios