10 meses para el día “D”, mi récord 10 de 13.

Posted on 1 febrero, 2012

4


Hace algunos días publiqué, que nos habíamos marcado la meta de correr el Maratón Nocturno en Cancún el 1 de diciembre de éste año. Para chismosear un poquito más y saber de qué se trata, píquenle aquí.

Irónicamente la semana en que lo publiqué, me dio un bajón de ánimo tremendo, ¿qué sé yo?, las hormonas, los astros, el calentamiento global, jaja. ¡Nooooo!, la única responsable YO, claudiqué y mi voluntad que es tan volátil… pues que vuela y se desaparece.

Así que haciendo uso del Método Seinfeld, para adquirir un nuevo hábito (aquí una liga más para saber de qué se trata), que en resumen es ir tachando los días en el calendario cuando cumples la tarea, con el fin de crear cadenas y que estas no se rompan (lo cual tiene un componente bastante visual y motivador)… y al final, -ta, taaan-, lograr implementar el hábito en cuestión.

Como pueden ver en nuestro calendario… pues gracias a mi semana “down”, no completamos ninguna cadenita vertical, mmmm, (nuestro entrenamiento es los miércoles, viernes y domingo), debimos de haber corrido 13 veces en total, pero solamente fueron 10. Irónicamente tuvimos “tache” en tres, que no tuvieron “cruzecita”.

¿Qué me dejó enero?

En primer lugar comencé súper motivada, corriendo desde el día primero (creo que para empezar no estuvo nada mal, es más… nunca lo había hecho y fue muy padre). La primera semana resultó de maravilla y con los ánimos hasta el mil, tanto así que hice mi declaración hacia la meta que queríamos alcanzar.

La segunda semana, como toda cosa en la vida, que tiene sus buenas y sus malas, resultó ser la prueba de fuego, aparentemente me había rendido y claudicado (¿demasiado pronto?, pues sí, pero ¿qué le hacemos?, así somos de saboteadores y contreras), pero lo importante es que la historia no llegó a su fin y en la tercera semana…

Ahí vamos de nuevo, afortunadamente los entrenamientos han funcionado (una semana no es suficiente para perder todo lo que ya había logrado) y al menos el aliento lo seguía manteniendo. Tanto así que comencé a alcanzar mis máximas distancias, jamás corridas en toda mi vida.

Y bueno, la cuarta semana ya completamente recuperada, -por mucho- mi mejor semana del mes en todos los sentidos, (comenzando por el entrenamiento, además inicié el curso de Mínima con Chocobuda, también asistimos a un par de talleres en ProEmpleo que nos dejaron grandes aprendizajes personal y profesionalmente, rematando -algo así como la cereza en el pastel- con la aparición en nuestra vida de personas muy especiales), definitivamente eso ayudó a motivarme y a seguir corriendo y corriendo.

El inicio de la quinta, estuvo coronado por llegar al clímax del entrenamiento para alcanzar los 21K, logré correr más de ¡19 K seguiditos! ya casi, casi el medio maratón.

Me siento feliz, motivada y sobre todo con el aprendizaje de que no es malo claudicar… lo malo es quedarse así. Y como diría un buen amigo, que llegó en un momento importante a la vida de SATO. Si estás en “Pausa”, ¿qué esperas para ponerle “Play”? Así que yo sigo en Play y ya solo faltan 10 meses, para ver un bello atardecer y de ¡qué manera!

PD. Por cierto, ahí la llevo con lo de la levantada temprano… pero definitivamente, ¡ah cómo me cuesta trabajo! jaja ;   )

Anuncios