Hablando un poco de finanzas y de trotes…

Posted on 15 mayo, 2012

0


Hace algún tiempo escribí, que el llegar al mundo de los blogs  había sido el resultado de toda una travesía de conocimiento, principalmente después de dar el gran salto del mundo “¿seguro?” de los asalariados, al mundo “¿incierto?” de los que decidieron emprender por su propia cuenta y sobre todo bajo su propio ‘riesgo’, ja, ja.

En esta gran aventura, mi primer contacto con un blog,  fue  “Blog&Lana” con su anfitriona Morbi y su cómplice detrás de ella, su autora So (Sonia); al llegar a él, me encontré con una archivo impresionante relacionado con las finanzas personales, escrita de una forma divertida y nada complicada, tal y como ella lo describe, ¡valla que me consta!

En fin, me hice súper fan de su blog, de sus entradas, de sus podcast y de su forma tan amena de explicar ‘algo’ que de entrada podría no serlo.

Definitivamente tienen que hacerse fans de su blog (lo que yo les pueda decir aquí se queda verdaderamente corto), a todo mundo, chicos, grandes, con deudas, sin deudas, etc., etc., seguro les servirá. Y la buena noticia es que ahora ya tiene su libro “Diario de una Oveja Financiera“, que por supuesto ya tengo en mis manos,  y sí, tengo que presumirlo ¡autografiado!, ¡yupi, yeah, eso es todo!

Haciendo una pequeña analogía (también ya se los había dicho, soy fan de las analogías) del ahorro con esto del mundo de las trotadas… hay les va una pequeña reflexión, dedicada en especial, con todo respeto, pero sobre todo harto cariño, a la ovejita trotadora de Blog&Lana.

Los entrenamientos que uno hace antes de una carrera, son justamente como el ahorro. Se requiere la misma constancia para lograr una meta financiera (como el comprar un ‘chuchuluco’, el lograr un viaje, un coche, una casa… bueno, hasta prevenir el retiro), como el alcanzar a terminar una distancia cualquiera que ella sea (5K, 10K, 21K, 42K, 100K, etc.) en el caso de las carreras. En ambas situaciones no importa que tan pequeñas o grandes sean éstas metas, todas inician con un pequeño paso o peso (a según), y en todas ellas se necesita constancia y disciplina para llegar a alcanzarlas de la mejor manera posible.

Morbi, como toda una especialista en finanzas personales, recomienda entre muchas otras cosas, que dentro de nuestro presupuesto siempre debe estar considerado el ahorro, al menos el 10% de nuestro ingreso, y es muy importante lograr hacerlo un hábito (ella lo explica muy bien), además de primero y antes que nada liquidar todas nuestras deudas, si es que las tenemos, ¡je!… bueno seguro serán contados estos casos ¿no?

Cuando nosotros comenzamos a correr (partiendo del punto sedentario total), es como si iniciáramos con un montón de deudas que hay que saldar (la poca condición, seguramente kilos de más, falta de disciplina y entusiasmo) así que, como en las finanzas personales lo primero que hay que hacer, si estamos endeudados, obviamente será liquidar dichas deudas, antes de pensar en seguir compre y compre… antes de pensar en correr un maratón es indispensable tener la condición necesaria para terminar un kilómetro corriendo o al menos trotando.

A medida que pasa el tiempo y nuestro cuerpecito y nuestra cartera se van acostumbrando a vivir más saludablemente, podemos ahorrar más y a lo mejor ese 10% ya nos queda ‘chiquito’ o ‘fácil’ de juntar y por lo tanto podemos ahorrar una cantidad mayor, mejor aún, no solo meterla al cochinito, sino comenzar a invertir, o por otro lado, ahorrando una cantidad mayor, nuestra meta financiera la podemos alcanzar más pronto de lo que habíamos planeado.

Retomando la comparación con los entrenamientos, hay ocasiones en los que ya no nos retamos y nos contenemos a esforzarnos un poco más, por miedo a cansarnos antes de tiempo, a lastimarnos, o simplemente por pensar en que no podemos más… así que, ¿porqué no? meterle mas esfuerzo a cada una de nuestras zancadas, que es como meterle unas monedas adicionales a la alcancía, para el día en que lleguemos a nuestra competencia, contemos con mayor reserva y de esta manera el premio de llegar a la meta será recompensada con un mejor tiempo, igualito que en el ahorro… todo lo que sacrificamos en un momento dado, al final se verá recompensado al alcanzar nuestro propósito, colgarnos la medalla de que ¡lo logramos!

En resumen, ahora en mis entrenamientos, pienso que cuando ya no puedo más, me acuerdo que si doy un esfuerzo extra, es como un ahorro -a la inversa claro, en lugar de ahorrar energías me reditúa más, hacer un mayor esfuerzo- que estoy haciendo para la siguiente carrera, aguantar más. Que cuando me encuentro con una subida, trato de correr más rápido porque estoy obteniendo más condición para aguantar la próxima subidota que me encuentre o poder correr una distancia mayor.

Mi queridísima obejita corredora, estoy segura que día a día corres más y mucho más lejos, estoy segura que tu presupuesto ‘fitness’ ya te alcanza para seguir avanzando a otro nivel (ya no lo guardes en el cochinito, ahora toca el momento de invertirlo), cada día obtienes mejores tiempos, alargas tus distancias y celebramos que próximamente tengas tu medalla de 10K.

Me siento muy, muy feliz y honrada de tener una amiga financiera-corredora. Ha sido todo un privilegio y un gran placer.

Gracias por todos los conocimientos, gracias por tu blog, gracias por tus podcast, gracias por tu libro, gracias por tu autógrafo, gracias por formar parte en la vida de SA&TO.

Anuncios