Gracias por la magia del reencuentro, gracias por estar aquí de nuevo.

Posted on 17 mayo, 2012

14


Hay cosas en la vida que por muy revolucionados que estemos, no dejarán de sorprenderme.

Hace años para poder reencontrarse con alguién, tenía que ser forzosamente mediante el fruto de la casualidad o ¿qué se yo?… pero básicamente, cuando las vidas de las personas se separaban y tomaban caminos distintos, esos mismos caminos tenían que trazar una ruta específica para lograr la feliz intersección, nuevamente.

Sin embargo, hoy en día y gracias al fenomenal mundo virtual de las redes sociales, la magia se puede volver realidad… y sí, para mi ha sido mágico poder reencontrarme con amigas tan queridas, que en otras circunstancias tal y como lo había escrito, hubiera sido por la ‘casualidad’, y ahora no importa qué tan cercanas o distantes nos encontremos físicamente, ese reencuentro ha sido posible.

En concreto, hablo de mis amigas de la infancia, mis compañeras de primaria, secundaria y prepa. Con algunas recorrí todas las etapas, otras nos fuimos encontrando en el camino, pero lo que es cierto es que al acabar éstas etapas a la gran mayoría dejé de ver.

Cada una con diferentes sueños y metas. Así nos conocimos cuando éramos niñas, yo me incorporé al grupo cuando tenía 6 años (ya que algunas me llevaban ventaja desde el kinder), mi escuela, nuestra escuela, fue la típica escuela de ‘puras’ niñas y de monjas en pleno inicio de los años 80’s, siempre estuvimos divididas en dos grupos “A” y “B”, aveces nos tocaba uno y a veces el otro (la verdad es que no sé en qué se basaban para ponerte en uno o en otro), pero pensándolo bien, gracias a ese fenómeno hizo que nos conociéramos todas.

En esa época lo importante era aprender, hacer la tarea y jugar; sentarnos en el patio o en los pasillos haciendo ‘bolitas’ para tener pláticas interminables de media hora, ja, ja; qué diferente se sentía el tiempo antes, de hecho media hora nos alcanzaba para salir, formarnos en la cooperativa comprar nuestros dulces, ir y hacer otra fila en los sopes, comer, e incluso quedaba tiempo para echarse un partidito de ‘basket’, ‘boli’, saltar la cuerda, el resorte, jugar ‘stop’, quemados, las ‘trais’ (si con ‘i’, no lo nieguen, ja, ja), etcétera, o ¿no?

Son tantos los recuerdos, las historias, los aprendizajes, que evidentemente unas cuantas líneas no bastarían para describir cada una de ellas, pero si son suficientes para decir ¡lo bien que me la pasé en mi niñez, mi pubertad, mi adolescencia! Definitivamente la base de lo que hoy soy.

Al final cada una tomó un camino diferente, y ahora poco a poco nos hemos ido reencontrando.

Ahora somos un grupo de mujeres que han recorrido esos caminos, con historias maravillosas y muy variadas que contar, pero en el fondo sin dejar de ser aquellas niñas que en algún momento la vida nos hizo coincidir.

Me siento orgullosa de mis raíces y que hoy podamos nuevamente comenzar un nuevo viaje juntas, muchas de ellas ya son mamás con hijos de todos los tamaños, profesionistas, trabajordaras, ‘luchonas’, en fin, mujeres que siguen poniéndose los tenis para cada día salir a dar lo mejor en cada una de sus carreras, la mejor de todas: sus vidas.

Chamacas, quiero decirles gracias a todas por todos y cada uno de los momentos que nos tocaron vivir, por tantas anécdotas y por hoy darnos este bello regalo de poder estar juntas y volver a conocernos.

Nunca olviden a las niñas que fuímos, porque todas y cada una tenemos a nuestra pequeña (¡sí!, con todo y uniforme puesto), aun viviendo dentro de nosotras (y si acaso no lo han hecho, ¡¿qué esperan para reencontrarse con ella?!), aquella niña que soñaba, jugaba y se divertía, pensando y anhelando el momento de ‘ser grande’. Ahora somos grandes, lo hemos logrado, lo hemos hecho o definitivamente seguimos en ese proceso, estoy segura que todavía falta mucho camino por recorrer, porque esto no se acaba hasta que se acaba.

Jamás me he olvidado de ustedes y jamás me he olvidado de mi propia niña vestida de ‘marinerita’.

¡Gracias CFJA es increíble estar aquí de nuevo!

Anuncios